Páginas vistas en total

sábado, 21 de junio de 2014

La historia de Chaves está marcada por sus batallas contra los romanos.



Guía de Chaves, Portugal 

El nombre de Chaves (literalmente “llave”) proviene de su ubicación, una “entrada” histórica a Portugal situada a 10 Km. de la frontera española. Debido a su posición estratégica y a sus fértiles alrededores, la historia de Chaves está marcada por sus batallas contra los romanos, los visigodos, los moros, los franceses y los españoles. Por consiguiente, los principales atractivos de la ciudad son sus imponentes fortificaciones y monumentos históricos.

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

El nombre de Chaves (literalmente “llave”)

Merece la pena visitar dos iglesias principales: la románica Ogreja Matriz (Santa Maria Maior) y la barroca Igreja da Misericórdia (Iglesia de la Misericordia), con azulejos exquisitamente pintados que representan escenas de la Biblia. El Museu da Região Flaviense alberga también una amplia colección que comprende desde artefactos a arte moderno.
Chaves es conocida por su famoso ‘presunto’ (jamón curado) y sus salchichas de cerdo ahumadas. El pueblo vecino de Boticas produce un vino excelente elaborado de una manera totalmente inusual. Cuando el ejército francés lo invadió, los locales enterraron su vino para esconderlo. Cuando más tarde lo recuperaron vieron que su calidad había mejorado considerablemente. Lo apodaron con el nombre de “vinho dos mortos” (literalmente “vino de los muertos”) y actualmente se sigue utilizando esta práctica.
Desde las ruinas romanas a los manantiales, la ciudad de Chaves ofrece a los viajeros una visión convincente de la historia de Portugal, inmersa en un asombroso telón de fondo de bosques, agricultura local e interminables arboledas de olivos y almendros.