Páginas vistas en total

domingo, 1 de diciembre de 2013

Entre los años 730 y 750, la Villa es dominada por los árabes

Baiona romana y medieval
Algunos autores atribuyen la fundación de Abobriga en el año 140 A.C. (primer nombre de Baiona) a Diomedes de Etolia, hijo del príncipe Tideo, fundador de Tui. En esa época, los romanos expulsan de la península ibérica a los cartagineses, pero algunas regiones como Galicia y Lusitania se alzan contra ellos. Para combatir estos levantamientos, Roma envía al cónsul Flavio Serviliano que sitia a los rebeldes de estas tierras en el recinto fortificado de la Erizana. Pero una noche Viriato entra por el mar con su ejército, acorrala a los romanos entre la montaña y la bahía y libera a la población, que horas antes respondiera a las amenazas de Flavio Serviliano de pasarlos a cuchillo de esta forma: "nuestros padres no nos dejaron oro y plata para comprar la libertad, sino hierro para defenderla".
En el año 60 de nuestra era, Julio César llegó a esta Villa con la intención de asaltar con sus tropas las islas Cíes y destruir a los herminios, allí refugiados, que se rindieron ante el bloqueo ordenado por el emperador romano.
En el año 587 es conquistada por el rey visigodo Recaredo. El monarca la anexiona a su reino y decide acuñar una moneda para conmemorar su triunfo.
Entre los años 730 y 750, la Villa es dominada por los árabes, que pierden su posesión en beneficio del rey Alfonso I. No sería aquélla la única presencia árabe en esta geografía, puesto que siglos después (en el 997), el rey Almanzor –consciente de la importancia estratégica del lugar y su fortaleza– consigue conquistar la Villa.
Época bajomedieval y principio de la edad moderna
Una de las fechas más significativas en la historia de Baiona es quizá la de 1201, año en que el rey Alfonso IX de León firmó en las islas Cíes una Carta-Puebla por la que otorgaba a Erizana el nombre de Bayona y concedía a sus habitantes importantes fueros y privilegios para el comercio marítimo. De esta manera, dejaba de depender del señorío del monasterio de Oia.
Como quiera que Baiona era valorada como enclave estraté- gico, sus posibilidades de ser atacada eran elevadas. En 1331, durante la guerra entre los reinos de Castilla y Portugal, fue atacada por la flota dirigida por el almirante portu- gués Pezaña, lo que provocó en la Villa enormes destrozos. Cuatro décadas más tarde, en 1370, el nuevo rey de Castilla, Fernando I de Portugal, fija su residencia en la fortaleza de Monte Boi, hasta que es derrotado por las tropas castellanas.

Uno de los episodios que pudo haber cambiado la historia de Galicia ocurrió en 1388, cuando el británico duque de Lancaster arriba a A Coruña con un ejército. En su intención de conquistar el trono de Castilla para su mujer doña Constanza –heredera legítima según las Cortes de Sevilla–, toma primero esa ciudad y, más tarde, Compostela, Pontevedra y Vigo. Motuax, mariscal de su ejército, logra también llegar a la puerta de Baiona con sus 1.000 arqueros y consigue, sin derramar una gota de sangre, que las autoridades se rindan. Lancaster consigue también pactar con el rey de Portugal para atacar al enemigo común y pide a don Juan, rey de Castilla, que entregue a doña Constanza el trono. Pero éste no acepta y propone el matrimonio de su hijo Enrique III (de 10 años) con Catalina (de 14), hija de Lancaster y Constanza. La propuesta es aceptada y Lancaster instituye el título de Príncipes de Asturias

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval

Baiona romana y medieval