Páginas vistas en total

sábado, 15 de enero de 2011

Buque de investigación pesquera y oceanográfica B/O “VIZCONDE DE EZA”

Barco polivalente para pesca y oceanografía Matrícula: VI 8ª. 7 – 93 Puerto base: Vigo Distintivo de llamada: EAX3 Eslora total: 53,00 m Manga fuera forros: 13,00 m Calado Arqueo: 1400 GT máximo: 4,50 m Potencia total: 1800 kw Velocidad máxima: 13,00 n Personal tripulante: 19 Personal científico: 15/19 Balsas: 64 personas Chalecos salvavidas: 64 Generadores: dos de 290 kw Tipos de corriente: 380, 220 (trif.), 24 y 12 v Tipo de hélice: palas fijas Capacidad de gasoil: 420.000 l Autonomía: 120 días Capacidad de agua dulce: 4/6 t/24 h Congeladores y cámara frigorífica: 19,8 y 12,0 m3 respectivamente Material de cubierta: 3 tornos oceanográficos: 2000 m, cable 8 y 12 mm, peso máx. 1500 kg, y de cable eléctrico de 10 mm, peso máx. 2500 kg 2 grúas hidráulicas: 10.500 y 3.500 kg, longitud 16/10 m Maquinilla de arrastre de 9200 kg, 4.200 m, cable 20 mm Soporte para botellas Niskin y Nansen Mesas para triado de pescado y parque de pesca de 100 m2

Vizconde de Eza, construido para la Secretaría General del Mar, es una apuesta del Ministerio de Ambiente, Medio Rural y Marino para analizar y evaluar el estado de los mares y está especializado en la búsqueda de nuevos caladeros en aguas profundas.
Por sus características, el Vizconde de Eza supera las pruebas de comparación con otros buques similares en España y en la UE. Su sistema de posicionamiento dinámico es único en España y le permite permanecer en un mismo punto sin variar su posición, compensando las condiciones adversas de oleaje, corrientes o viento.

Este buque, con propulsión diésel eléctrica, garantiza una navegación silenciosa y la obtención de datos exentos de vibraciones y ruidos.

Este barco oceanográfico es considerado un gran laboratorio flotante que cuenta con seis laboratorios especializados (química, biología, física, acústica, húmedo e informática) equipados con una avanzada instrumentación científica. Su casco, reforzado en la proa, le permite trabajar entre hielos flotantes. Además realiza levantamientos de fondos de hasta 5.000 m de profundidad.

Como novedad ha sido adquirido por la SGM un vehículo de operación remota submarina (ROV) diseñado para maniobrar hasta una profundidad de 600 metros, habilitado para grabar imágenes submarinas y simultáneamente adquirir datos oceanográficos.